El impacto del blockchain en la logística

Seguro que son muchas la veces que has oído hablar de blockchain y de que la cadena de bloques supone toda una revolución en la economía y es clave para el futuro. Y así es. Además, si hablamos de sectores como la logística, su impacto será brutal…

Pero, ¿sabes realmente qué es blockchain y por qué es clave para el futuro?

¿Qué es el blockchain o cadena de bloques?

Blockchain es un concepto de moda y complejo, pero no tiene por qué ser complicado de entender…

Internet ha cambiado el mundo. Sin embargo, hay algo que no ha cambiado demasiado: no nos fiamos unos de otros, por eso, especialmente cuando se trata de transacciones, necesitamos de otra parte que verifique quiénes somos. Es por ello que hasta ahora, intermediarios, como Bancos o Paypal (muy presente en transacciones online), han sido parte imprescindible del sistema.

El problema está en que esos intermediarios, mientras nos garantizan cierta seguridad, se quedan con nuestros datos y comercializan con ellos… La cadena de bloques viene a poner solución precisamente a esto.

Os pondré un ejemplo: Una persona que llamaremos emisor quiere transferir 2.000 € a alguien que llamaremos receptor. El procedimiento normal en este momento es que el emisor pida a su banco que retire el importe de su cuenta y lo transfiera a la cuenta del receptor. En apenas unas horas (quizá menos), el banco habrá realizado la operación y el dinero habrá pasado de un lugar a otro con un simple balance automático de cuentas.
Llegados a este punto solo hay un problema, que ni el emisor ni el receptor han tenido control alguno sobre el proceso de la operación y solo los bancos implicados tienen toda la información. Así, tanto el emisor como el receptor, están sujetos a las condiciones (y comisiones) de los bancos.

Aquí es donde entra en juego la ya famosa blockchain, que llega, básicamente, para deshacerse de los intermediarios, quitándole el poder a los bancos y otorgándole el control de los procesos a los usuarios.

Podemos entonces definir la cadena de bloques como un enorme libro de cuentas, una base de datos a modo de libro de contabilidad del que todos los que participan en la red guardan una copia y donde se registran todas las transacciones que se realizan. En ese libro de cuentas, los registros (que vienen a ser los bloques) se encuentran enlazados y cifrados para garantizar la seguridad y proteger la privacidad de las transacciones que se realizan. Se trata de un registro inmutable y distribuido que al mismo tiempo es integrable y programable.

Os doy algunas claves importantes de la blockchain:

  1. Las transacciones no necesariamente tienen que ser económicas, puede ser cualquier tipo de transacción.
  2. El consenso es una de las grandes claves: si todos contamos con la misma información se da esa información por verdadera. Todo funciona por consenso de las partes, y no se puede borrar ni modificar el pasado, ni tampoco operar fuera de las normas que ha dado la propia red.
  3. Para que una transacción se pueda hacer, debe haber varios usuarios que la verifiquen y que el bloque al que corresponde (cada bloque cuenta con un número de transacciones que puede variar) quede registrado en el gran libro de cuentas del que hablábamos.

Esta infografía muestra cómo funciona de una manera muy ilustrativa:

blockchain a la logística

Plataformas blockchain

Es importante saber que no existe una única blockchain, hay muchas cadenas de bloques y pueden usarse no solo para transacciones en las que hablamos de dinero, sino para cualquier tipo de transacción.

Hay tres tipos de cadenas de bloques:

Blockchain públicas

En este tipo de cadena de bloques no hay restricciones para sumar nodos (usuarios) y cualquiera podría utilizar un cliente para comenzar a participar.

Podemos poner como ejemplo Bitcoin. De hecho, este concepto nace de la mano de la famosa criptomoneda.

Este modelo da lugar a redes blockchain de miles de nodos independientes que se reparten a lo largo y ancho del mundo. El problema de este modelo es que, en entornos de negocio, donde la privacidad y el rendimiento tienen un peso decisivo, es difícil de asumir e implementar.

Blockchain privadas

En las blockchain privadas no puede entrar cualquiera, solo quienes autoricen los propietarios. Además, este tipo de blockchain tienen usos más concretos.

De esta manera, sin perder la esencia blockchain, se pueden configurar redes entre actores de un determinado ámbito, con lo que la participación quedará controlada.

Multichain

Hablamos en este caso de una evolución para mejorar las características de cara al uso de redes privadas. Partiendo desde una filosofía y licencia de código abierto (open sourse), permite la creación de redes permisionadas, desde la que un administrador puede definir y otorgar diferentes permisos.

Es una plataforma que permite diseñar, implementar y operar registros distribuidos del tipo blockchain de manera rápida y sencilla. Crea blockchains privadas, esto quiere decir que el creador puede decidir quién puede conectarse a la plataforma creada para enviar y recibir transacciones, crear activos y bloques. También puedes decidir abrir tu blockchain y hacerla pública. Además, la plataforma permite crear tus propias monedas digitales para realizar intercambios y mantener el registro de transacciones en tu red.

El impacto del blockchain en la logística

¿Cómo o en qué medida afecta todo esto al sector logístico?

Como bien sabemos, el comercio internacional exige complejas operaciones logísticas transaccionales en las que participan un gran número de entidades, además de precisar del control de flujos de información y dinero. En el diagrama se puede ver la complejidad del proceso. Son procesos que involucran a más de 10 entidades diferentes y donde se generan y mueven más de 30 documentos.

Estos participantes están distribuidos por todo el mundo y muchas veces no se conocen unos a otros. La falta de conocimiento, de confianza, obliga a implementar una ingente cantidad de papeleo y de operaciones que no aportan valor. En el transporte de un contenedor de Asia a Europa en barco el 40% del tiempo se pierde en esperas, fundamentalmente por trámites aduaneros y operativos de todo tipo debido a la falta de confianza entre las partes.

blockchain a la logística 2

Las diferentes soluciones en el ámbito logístico han variado en el tiempo. Inicialmente hablábamos de arquitecturas que partían desde un servidor central. Este modelo evolucionó derivando en soluciones en la nube hoy muy utilizadas.

El blockchain se presenta como un nuevo modelo; un modelo de futuro que aportará descentralización, confianza y colaboración en pro de la eficiencia en las operaciones logísticas.

¡Imagina el alcance del blockchain en la logística! Permitiría conectar a importadores y exportadores, operadores logísticos, entidades financieras, aseguradoras y cualquier otro agente implicado.
Este nuevo modelo permitiría acelerar los procesos, garantizar una operativa más ágil, reducir costes, tener más transparencia y mejorar la auditabilidad de proceso.

Las ventajas, como puedes ver, ¡no son pocas!

Cuándo lo veremos implantado

La tecnología promete y tiene bases que nos permite saber que será muy potente. Pero no estamos ante cualquier cambio, estamos ante un cambio de paradigma. Ante un cambio de lo que conocemos por algo totalmente nuevo.

Digamos que estamos en una fase inicial y que quedan todavía muchos retos a los que hacer frente, tanto desde el punto de vista tecnológico y operativo como desde el punto de vista legal y de regulación.

El reto es grande y ambicioso. Y los proyectos son, de momento, ideas en fase de desarrollo…

Además, debemos tener en cuenta que los intermediarios se han convertido en parte integral y esencial de la economía y de la sociedad, no van a ponérselo fácil al cambio. Antes de que llegue la revolución de la que tanto se habla, esos mismos intermediarios pondrán todos los medios para rechazarlos o, en un caso más optimista, adaptarlos a sus propios intereses y necesidades.

Aquí dejo un vídeo donde puedes ver un caso real de implementación de blockchain al mundo de la logística realizado por IBM para Maersk:

 

Anticipatory shipping: La patente de Amazon para enviar sus productos antes de que los usuarios los hayan comprado

logisitca-amazon

Los avances tecnológicos y la innovación hacen que parezca que el futuro que hace apenas unos años veíamos en algunos filmes cinematográficos, se encuentre en el presente, dejando de ser simple fantasía para convertirse en nuestra realidad.

Me vienen a la mente “Minority Report”, “El quinto elemento”, “2001, una odisea en el espacio” o Robocop.

 HAL 9000, el ordenador que vimos en “2001, una odisea en el espacio”, podía interpretar los sentimientos del protagonista y capaz de predecir cuándo iba a apagarle. No sabemos si la inspiración a la hora de crear el “anticipatory shipping” Amazon se inspiró en la película, pero algo parecido es este algoritmo, que es capaz de predecir la demanda de los usuarios con el objetivo de enviar los productos antes de ser comprados y que de esta manera la entrega se realice en una hora.

En el año 2012, Amazon presentó una patente para un sistema de envío diseñado para reducir los tiempos de entrega mediante la predicción de lo que los usuarios van a comprar antes de comprarlo y el envío de productos a su casa antes de que que se realice la venta: «Method and System for Anticipatory Package Shipping».

Hoy por hoy el compromiso de Amazon con los usuarios y compradores que eligen el servicio Premium del marketplace es de uno o dos días en la entrega; aunque existen algunos lugares en los que ya se realizan entregas en 24 horas. El objetivo del gigante es reducir al máximo los tiempos de entrega. Para ello, los denominados modelos predictivos son la clave.

La idea persigue el objetivo de lograr que comprar online resulte tan inmediato como comprar en un establecimiento físico en el que pagas y te llevas el producto.

¿Cómo lo hace?

 El Big Data juega un papel fundamental en esto. Y es que gracias a los datos almacenados en el historial de pedidos de cada cliente de Amazon, el gigante de las ventas en internet es capaz de predecir cuántos nuevos libros de la última novela de Allende, cuántos Samsung 7 o cuántos drones se van a vender en una zona determinada: barrio, ciudad, etc.

 Este modelo que simula la realidad analizando el comportamiento de los clientes en el pasado no es exacto, pero sí permite aproximarse al número de pedidos que se realizarán. Teniendo en cuenta esta estimación, Amazon enviará productos hasta centros de distribución cercanos e incluso camiones asignados a la zona; de esta manera, desde que el usuario finalmente hace ‘clic’ en el botón de compra hasta que el pedido llega a su casa, pueden pasar apenas un par de horas, o menos.

 No podemos obviar que llevar paquetes de un lado a otro, tiene un coste. También para Amazon. Pero si por algo se caracteriza es por contar con una complicada logística que le ha permitido diferenciarse y por su afán de innovar….

¿Qué pasa si su modelo predictivo se equivoca? Esta parte también la tiene controlada; a través de un sistema capaz de calcular si merece la pena (es costos, obviamente) devolver los productos  la central o es mejor realizar descuentos y promociones a los clientes de la zona en la que se encuentran los productos (siempre por un valor menor que lo que supondría el coste de retorno del producto a la central.
La idea no es descabellada: por un lado ofrecen ofertas interesantes a los clientes y les hace felices, por otro lado liquida stock reduciendo los costes, y de paso mantiene su compleja máquina logística funcionando.

 Amazon está tan seguro de su algoritmo predictivo y de las capacidades de su logística inversa

que en Estados Unidos ya está enviando productos a determinados clientes sin que ni tan siquiera hayan hecho “clic”. Es esta la última fase, ser capaz de saber qué queremos antes de saberlo nosotros mismos. Realmente increíble e inquietante.

 Poner en marcha todo este modelo en el que los clientes se cuentan por millones, son cientos los centros de distribución a controlar a lo largo y ancho del planeta y miles (quizá más) los proveedores… no tes tarea sencilla. Pero es, sin ninguna duda, una manera brillante del avanzar hacia el futuro y la demanda y de diferenciarse de la competencia.

 Ya lo dijo Alan Key: “El mejor modo de predecir el futuro es créalo”.

El futuro del transporte por carretera: camiones sin conductor

camions-sense-conductor

Hace un año, quizá algo más de tiempo, que venimos leyendo y escuchando hablar en los medios de comunicación sobre un futuro muy cercano en el que los vehículos prescindirán de un conductor al volante. Pero no solo los medios, gigantes como Google o Uber, e incluso fabricantes como Ford o Mercedes Benz, también auguran un futuro en el que vehículos autónomos no precisarán de una persona al mando…

Mercedes-Benz ha presentado lo que considera el camión del futuro, al que ha llamado “Future Track 2025”. Un modelo que supone un gran avance en eficiencia, seguridad y trabajo en red. Se trata de un vehículo con un sistema piloto automático integrado que permite al conductor descansar o realizar otras tareas mientras el camión se encarga de hacer llegar la carga a su destino de una manera segura y eficiente.
El prototipo de Mercedes-Benz supone toda una revolución para el tráfico rodado y su infraestructura, para la conducción profesional y para el sector del transporte por carretera y tiene, entre muchos otros objetivos y ventajas, asegurar el más alto nivel de seguridad del tráfico, impulsar la creación de redes con gestión inteligente de datos, conservar los recursos y reducir las emisiones. Hay que tener en cuenta que más del 90% de los accidentes se producen por errores humanos.

También ha salido recientemente a la luz una patente del gigante Google, que describe un vehículo sin conductor con taquillas para transportar paquetes.

Según publica la revista Quartz, Google pretende que los destinatarios del envío reciban un código PIN que teclearían en la taquilla correspondiente cuando el camión llegue a su puerta.

La patente no ofrece detalles sobre el funcionamiento autónomo del vehículo. Aunque sí hace referencia a elementos habituales en prototipos de coches u otros vehículos que funcionan sin conductor: sensores de radar y láser, cámaras de vídeo, mapas de navegación, sistemas de comunicación que conectan el vehículo con un controlador externo, etc.

http://qz.com/613277/google-wants-to-deliver-packages-from-self-driving-trucks/

La industria muestra un gran optimismo ante esta posibilidad, pero lo cierto es que, aunque ya se esté probando esta tecnología, el vehículo sin conductor tiene un camino recorrer que presenta más obstáculos que los tecnológicos:

Altos costes

Actualmente, los costes que implicarían el poder poner un vehículo con estas características a circular por las calles son demasiado elevados. Lo que sin duda, hacen que la masificación de los camiones sin conductor se encuentre algo lejos.

Normas que rigen la seguridad vial y trabas legislativas

Tampoco a nivel legislativo estamos preparados en prácticamente ningún país del mundo. Si ya hablábamos hace algunos meses del gran problema que supone para el desarrollo y la innovación los frenos a nivel legislativo que nos encontramos en el uso de drones, en este caso el panorama no es mucho más optimista; Gobiernos, tanto locales como nacionales, se muestran inseguros a la idea de poner millones de vidas humanas en manos de robots. La regulación actual toma como protagonista de la conducción a la persona que está al volante.

Rechazo por parte del sector

No podemos obviar que millones de personas trabajan a tiempo completo como conductores profesionales y, sin duda, este tipo de tecnologías será rechazada en un principio. No estamos ante nada nuevo en la historia de la humanidad, las revoluciones tecnológicas implican que se dejan de hacer ciertas cosas y se hacen otras, los fabricantes de carruajes también se quedaron sin trabajo cuando aparecieron los coches. Seguramente los conductores profesionales pueden hacer otras cosas relacionadas con el transporte de personas y mercancías en el que están involucrados. En cualquier caso, será un camino largo donde todo el mundo tendrá tiempo de adaptarse, si quiere.

Sin embargo, los beneficios son muchos, tanto a nivel de seguridad, como de gestión, optimización de recursos e incluso a nivel medioambiental. También colectivos cada vez más amplios como son las personas con discapacidades, ya sea por enfermedades o por la edad esperan ansiosamente este tipo de soluciones que les cambiarían la vida, dándoles una autonomía de la que ahora no disponen.

Todo estos factores, sino en un plazo muy corto, sí medio, se inclinarán a favor de los vehículos autónomos y comenzaremos a verlos como algo normal en las carreteras en unos 5 o 6 años, me atrevo a augurar.

El primer cambio radical en los próximos 2-3 años será la introducción imparable de los coches eléctricos, después vendrán los coches autónomos y seguramente más adelante la capacidad de desplazarse no sólo por el suelo, de poder hacerlo por otras superficies, agua, aire…

En fin, estamos ante un futuro apasionante si sabemos aprovecharlo, en este caso, como siempre, la innovación debe mover a las empresas ya los emprendedores, hay que apostar por este nuevo mundo que nos espera.

Logística del comercio electrónico (ecommerce)

Logística-del-comercio-electrónicoA pesar del aumento espectacular del comercio electrónico y de sus tecnologías en los últimos años, la logística es uno de los aspectos a mejorar, especialmente en aquellas tiendas online pequeñas o medianas. Y es que, en general, las grandes empresas que se han lanzado al mundo de la venta en línea y lo han hecho con éxito, han sabido dar la importancia que merece a la logística y el transporte dentro de su negocio; de hecho, este aspecto juega un papel fundamental en el correcto funcionamiento del mismo.

La clave está en que el comercio electrónico supone un gran reto y un problema demasiado complejo al que no puede dar solución un modelo logístico tradicional. La logística ecommerce presenta necesidades muy específicas que exigen soluciones a medida y una gran flexibilidad.

Partimos de la base que hoy en día son múltiples las plataformas para ecommerce. Las empresas y los emprendedores pueden apostar desde soluciones gratuitas (Prestashop, Woocommerce, etc.), pasando por otras privadas (Trilogi, etc.), hasta soluciones SaaS (Shopify, Tiendy, Jimdo, etc.).

Encontrar una solución universal adaptada a la inmensa cantidad de plataformas existentes, no es fácil. Quizás esta es la primera barrera, pero no el único problema a resolver…

Necesidades principales de la logística ecommerce

  • El producto no se envía a un único punto, sino que debe llegar hasta cada cliente.
  • Las incidencias en la entrega pueden generar conflicto con el cliente: insatisfacción, mala imagen de marca, pérdida de clientes, etc.
  • Las tiendas online deben ser conscientes de que el coste logístico influye y determina la rentabilidad de muchas operaciones.
  • Es fundamental la correcta gestión de aspectos como la selección del proveedor, los plazos de entrega, el servicio post venta, entre otros; para poder garantizar el servicio.

Pero si vamos un poco más allá, al complejo reto logístico que presenta el comercio electrónico se le suman las exigencias del nuevo cliente, que pide aspectos como la posibilidad de un seguimiento de su pedido en tiempo real, amplios horarios y personalización del servicio de entrega (horarios, diferentes niveles de entrega según la urgencia, costes, etc.), una gestión eficaz y efectiva de las devoluciones, un buen servicio post venta, etc.

La conocida e-Logística tiene 3 partes fundamentales:

Almacenamiento

Esta parte del proceso debe contemplar sistemas de preparación de picking enfocados a pedidos pequeños; la capacidad de gestionar de manera ágil el stock; disponer de un packaging de calidad; contar con sistemas de preparación, expedición, control y seguimiento en tiempo real fiables y efectivos; etc.

 Distribución

Hablamos en esta parte de la trazabilidad del proceso de distribución; la flexibilidad y la calidad en la entrega del producto; el poder ofrecer un alcance internacional; servicios urgentes, etc.

Sistemas de información

Hay que contar con una gestión precisa y fiable de los stocks; planear de manera eficiente los plazos de entrega; disponer de sistemas de gestión avanzados (seguimiento en tiempo real por radiofrecuencia, planificación y optimización de rutas, tracking de mercancías, atención al cliente, etc.); la integración de sistemas de información logísticos en la tienda online; etc.

Como complemento a esta información os invito a leer este artículo sobre Cloud Computing en la cadena de suministro (http://ignasisayol.com/es/informatica-en-el-nuvol-cloud-computing-el-futur-de-la-cadena-de-subministrament/).

Se han adoptado, como soluciones enfocadas especialmente a los pequeños y medianos negocios que mencionaba al principio, las entregas en tienda o puntos concertados, que permiten reducir los costes tanto para la tienda como para el cliente y, a veces, puede ser un medio para allanar el terreno dando confianza, en negocios que empiezan.

La logística aplicada a la tienda online es un punto básico de la estrategia del negocio, es además el elemento diferenciador más importante de una compañía que vende productos en línea y sigue siendo, sin duda, el mayor reto al la hora de desarrollar un ecommerce. De ahí la importancia de elegir un buen proveedor de servicios logísticos, evitando así agotar esfuerzos en algo que no es su core business.

Finalmente comentar que la importancia de la logística en el ecommerce genera interesantes iniciativas como la presentada como “Logística de Amazon”: El nuevo servicio logístico de Amazon ofrece acceso a la red de distribución y el servicio de atención al cliente de Amazon a todos los vendedores externos que utilizan la plataforma Marketplace de la compañía. De esta manera las pequeñas y medianas empresas que generan productos y servicios pueden tener acceso al servicio logístico del líder mundial del ecommerce.

Tecnologías que harán carreteras más seguras, cómodas y eficientes

 

1425040529_222265_1425041313_noticia_normal-300x168 (1)La tecnología ha avanzado a un nivel vertiginoso, provocando cambios espectaculares en prácticamente todas las industrias. Sin embargo, si hablamos de transporte, o más bien de carreteras, estos avances no se han notado tanto y, salvo excepciones, nuestras carreteras hoy son muy similares a las carreteras por las que circulábamos hace una década. A pesar de las enormes extensiones que ocupan, prácticamente en todo el mundo, las carreteras, autopistas y autovías cuentan con un potencial desaprovechado.

Sin embargo, que todavía no se hayan aplicado o puesto en práctica no significa que no se esté investigando y desarrollando tecnologías diseñadas para hacer más eficientes, cómodas y seguras las vías. De hecho, son muchos los proyectos, algunos finalizados y muchos otros en fase de desarrollo, que abren un mundo de posibilidades y nos permiten hacernos una idea de cómo serán las carreteras por las que circularemos en un futuro cercano.

Respetuosas con el medio ambiente y capaces de autoabastecerse

En este sentido, son muchos los proyectos, iniciativas y prototipos…

En Holanda, por ejemplo, se ha realizado un proyecto de prueba que propone convertir las carreteras en superficies generadoras de energía. La idea es conseguir la sustitución de las carreteras asfaltadas convencionales, por un nuevo compuesto capaz, entre otras muchas cosas, de captar la energía del sol y convertirla en electricidad. Las placas solares están cubiertas por materiales muy resistentes, este hecho hace viable que por encima y circulan coches, al tiempo que permite capturar la energía del sol. Pero más allá de aspectos ecológicos, esta opción puede resultar más rentable, se estima que este tipo de carreteras tienen un vida útil de 20 años y se tardaría 15 años en amortizar inversión. Este hecho se puede lograr cuando se supere la fase de pruebas y se puedan realizar producciones masivas.

Otros proyectos proponen también soluciones que permiten aprovechar la energía solar del día para abastecer las farolas que iluminan las carreteras durante la noche.

Algunos van más allá y han creado sistemas con sensores que, aplicados a las farolas, hacen que se enciendan sólo cuando detectan la presencia de un vehículo. Así, la energía se puede economizar al máximo, utilizándola solo cuando realmente es necesario porque hay usuarios utilizando la vía.

Pero no solo la luz solar puede ser aprovechada en las carreteras para generar energía, una compañía israelí ha creado un sistema basado en un compuesto de cristales que, incrustados en el asfalto, son capaces de generar energía a través de la presión que ejercen los vehículos al pasar sobre ellos.

Incluso el viento producido por la velocidad de los vehículos se puede aprovechar gracias a pequeñas turbinas situadas en los laterales y medianas de las carreteras.

Como veis, hay todo un abanico de tecnologías en desarrollo que tienen como fin conseguir que nuestras carreteras se conviertan en sistemas generadores de energía y que puedan autoabastecerse. Podríamos hablar de “carreteras inteligentes”.

Más seguras

Para aumentar la seguridad de nuestras carreteras hay un conjunto de iniciativas que se están probando y que en breve veremos implementadas.

Eliminar el hielo es uno de los grandes retos en las carreteras. Una de las propuestas en este sentido es aprovechar la energía solar para emplearla para deshacer el hielo, convirtiendo las carreteras en más seguras.

La pintura termodinámica es, probablemente, una de las realidades que más pronto veremos en las carreteras y que consiste, a grandes rasgos, en crear nuevas marcas viales que cambian de color según cambia la temperatura ambiental, sería la propia carretera la que avisaría a los conductores del riesgo que comportaría circular cambiando el color de las marcas viales.

A todo lo anterior se suma el compromiso de muchas compañías automovilísticas en dotar a sus vehículos de nuevas tecnologías que permiten una mayor seguridad, eficiencia y comodidad.

Llevar a la práctica la logística colaborativa

logistica colaborativa

Pasar del modelo tradicional a un modelo de logística colaborativa, tal y como comentaba hace algunas semanas en este post, supone un cambio radical para cualquier compañía; un cambio que tiene como base la implementación de una cultura colaborativa cuya máxima es la confianza y para la que se torna imprescindible una actitud de ganar/ganar por parte de la organización.

Hablaba también hace algunas semanas de la gran importancia de compartir proactivamente datos y resultados de la gestión como aspecto clave para el crecimiento de la cadena de suministro. Y es que este modelo tiene como base de funcionamiento la existencia de unos planes conjuntos de negocio e intercambio de información. Pero tras toda la teoría y premisas básicas de la logística colaborativa, surge el gran interrogante: ¿cómo se puede llevar a la práctica?

Podemos dividir las acciones en tres grandes grupos bien diferenciados y progresivos:

  1. Primero se debe a llevar a cabo una planificación del plan de negocio colaborativo, que debe incluir un acuerdo de comienzo y fin entre los socios.

Teniendo en cuenta que operar en base a una cultura colaborativa requiere de relaciones de máxima confianza, este primer punto es fundamental para establecer y forjar esa confianza entre las partes o socios. Es en este primer paso donde las organizaciones deben establecer las reglas de colaboración, definir las expectativas de ambas partes y poner sobre la mesa los recursos que se invertirán para ello.

Especificar aspectos como las oportunidades reales para optimizar los beneficios, los indicadores de desempeño o fijar los roles de cada socio; entre muchos otros aspectos, es fundamental para comenzar esa relación de confianza y alcanzar los objetivos.

El intercambio de información y comunicación constante sobre cada parte del proceso es la base de esta actividad y lo que permite generar una estrategia conjunta, que a su vez permitirá reducir al máximo las excepciones y realizar un seguimiento de la implantación fácil.

  1. La segunda fase tiene relación con la previsión de pedidos y de ventas. 

Por lo general, la previsión de ventas es realizado por una de las partes, que posteriormente comunica a la otra parte implicada en el proceso, y finalmente ese pronóstico es utilizado como modelo o guía para la elaboración de la siguiente previsión.

Para decidir qué parte o socio implicado le corresponde iniciar la elaboración de la primera previsión  de ventas, es fundamental indicar en qué fase se encuentra cada organización dentro de la cadena de abastecimiento.

Concluida y resuelta la cuestión anterior, es momento de identificar y realizar un listado de las excepciones a la previsión ventas. En otras palabras, teniendo en cuenta las hipótesis utilizadas para realizar la previsión, identificar claramente cómo actuamos en caso de desviación de cada una de ellas. Cuando iniciamos un proceso colaborativo es especialmente importante dejarlo todo muy claro y definir los objetivos, no sea que si las previsiones no se consiguen, nos echemos la culpa unos a otros. Finalizada la previsión de ventas, el siguiente paso es la elaboración de una previsión de pedidos. Y en este caso pasa exactamente lo mismo que en el caso de la previsión de ventas: exige indicar en qué fase del proceso se encuentra cada organización para decidir quien ha de elaborarlo.

Una vez indicados los escenarios y llegados a la conclusión de a quién corresponde elaborar la previsión de pedidos, se deben también identificar las excepciones a la previsión de pedidos elaborada.

  1. Y finalmente, el último gran paso consiste en el reabastecimiento. 

En función de las competencias de cada parte y las conclusiones a las que se han llegado en el acuerdo inicial, los pedidos pueden ser generados por el proveedor o por el clientes. Independientemente de esos acuerdos iniciales, que pueden variar en función de los recursos, sistemas de información u otros aspectos determinantes, la parte fundamental es que cada pedido cumpla con las previsiones preestablecidos y permanezca incorruptible la intención y responsabilidad de todas las partes para cumplirlas.

Como conclusión final hay que decir que los primeros pasos de la implantación de un modelo colaborativo exigen un alto grado de transparencia y objetividad. Es especialmente importante definir claramente las hipótesis de partida, los indicadores de medida y mostrar  una actitud permanente de intercambio de información. Este es el único camino para generar esa confianza tan esencial en las primeras fases. Una vez el proceso está rodado todo es más fácil, pero al inicio hay que tener especial cuidado en evitar echarnos la culpa unos a otros.

Resumiendo, triunfamos juntos o fracasamos juntos.

La importància de les mètriques logístiques

 

indicadores_kpi-510x312-450x275Podemos definir la logística como la gestión del flujo de materiales de la empresa desde los proveedores hasta los clientes, de modo que se consiga llegar al cliente cuando lo necesita y con el menor coste posible. Se encarga, por tanto, de planear, implementar y controlar el almacenamiento, el flujo de servicios y bienes, así como de la información que tiene que ver con el origen y el destino, siempre de acuerdo a las necesidades del cliente .

Tal y como ocurre en muchos otros ámbitos, en la logística también es imprescindible medir cómo hacemos las cosas, ya que es la única forma de saber dónde estamos y poder mejorar cómo las hacemos.

Si tenemos en cuenta que la logística acompaña al producto o servicio a lo largo de todo el proceso, medir y saber medirla es un aspecto clave y, sin duda, uno de los grandes retos de las empresas es implementar en la misma indicadores que permitan una medición eficaz y efectiva: datos reales, útiles y que se puedan interpretar de forma sencilla. Sólo así se pueden tomar decisiones adecuadas que lleven a la mejora constante del servicio que ofrecemos a nuestros clientes.

Además de utilizar los datos para poder realizar comparaciones, tanto dentro de la empresa como en relación a los competidores; y también son fundamentales de cara a las estrategias de organización.

Las Nuevas Tecnologías aquí también juegan un papel muy Importante en lo que la medición del desempeño logístico se refiere. Gracias a estas nuevas tecnologías, la relación y comunicación con los proveedores y clientes se más cercana, los procesos son mucho más flexibles y ágiles, etc.

Sin ninguna duda, cuando hablamos de desempeño logístico, las empresas con un sistema de medición del desempeño más efectivo son aquellas empresas que apuestan por la innovación, que cuentan con indicadores innovadores y que van en línea con las estrategias corporativas.

Con el conocimiento, la evaluación y medición continua del desempeño logístico lo que se pretende es conocer con exactitud la eficiencia y llegar hasta soluciones que permitan alcanzar el rendimiento más alto posible dentro de la cadena de suministro. En definitiva, se trata de identificar problemas o aspectos a mejorar y actuar en consecuencia, conocer el grado de competitividad en relación a la competencia, utilizar los recursos y activos de manera que se vea beneficiada la productividad y efectividad y, por supuesto, se trata también de reducir gastos.

Integración de un sistema de medición logístico en la empresa

Es fundamental tener en cuenta que los aspectos que se deben medir son sólo aquellos que son importantes en los procesos de la ropa empresa. Por tanto, el desarrollo de indicadores se debe llevar a cabo solamente sobre aquellas actividades o procesos que tienen afectan y son importantes para los objetivos logísticos de la organización.

¿Y cuáles son esas actividades o procesos que se deben considerar de relevancia para los objetivos?

Pues las características, necesidades y objetivos de cada empresa marcará hacia dónde se debe inclinar la balanza, pero podríamos generalizar y decir que son relevantes los procesos de recepción, almacenamiento, inventarios, distribución, entregas, facturación y los flujos de información.

Y debemos tener en cuenta que los indicadores que se implementen deben ser cuantificables, comparables y que permitan la toma de acciones en pro de la calidad de los servicios.

Será necesaria en este aspecto la mejora continuada en este aspecto, ya que el establecimiento de indicadores no finaliza al definirlos, sino en la innovación de la métrica y la mejora del desempeño.

No nos debe dar miedo definir indicadores y darnos cuenta, al cabo de un tiempo, que no son los adecuados. Lo que es una verdadera tragedia es no definir indicadores por miedo a equivocarnos.

Beneficios de la medición del desempeño logístico

Por una parte, quizá la más obvia, es que estas mediciones permiten visualizar el estado de la cadena de suministro economizando al máximo el tiempo que se invierte en ello. Pero además, contribuye a que la toma de decisiones adecuadas para la mejora se pueda realizar en un plazo más corto de tempo; ayudará en la mejora del servicio, lo que repercutirá de manera positiva en la relación con el cliente; y además permite a los departamentos implicados el tiempo necesario para poder poner el foco en decisiones de impacto global y actual en base a ello.

En un tiempo como el actual, de cambios y crisis permanente, es más importante que nunca optimizar nuestros recursos, focalizándose en lo que es más crítico para nuestros clientes y para nuestro negocio. La definición de indicadores, su seguimiento y la mejora continua son elementos imprescindibles para conseguirlo. ¡Manos a la obra!

 

De la logística integral a la logística colaborativa

logistica-colaborativa-300x259El término Logística Colaborativa es hoy en día un término que cada vez se utiliza más. Esta no es más que una evolución de la Logística Integral potenciada por la actual situación económica a nivel global. Los operadores logísticos mantienen una búsqueda constante de nuevas ideas y estrategias que les permitan llegar al cliente ofreciendo el mejor precio, garantizando un servicio de alta calidad. Esta necesidad ha originado una evolución en dirección a la colaboración entre socios, clientes y otros miembros de la cadena de suministro, los llamados “stakeholders”. Colaboraciones que, a grandes rasgos, consisten en integrar recursos para obtener un beneficio mutuo.

El principal objetivo de la tradicional Logística Integral era mejorar al máximo la gestión de los flujos de información, materiales y mercancías en toda la cadena logística. Como su propio nombre indica, la Logística Colaborativa llega con la intención de fomentar la colaboración y el trabajo en equipo en pro de tácticas que contribuyan al beneficio de un grupo o comunidad.

La Logística Colaborativa viene a responder a la necesidad de innovar para mejorar no sólo el servicio al cliente final, sino también al resto de la cadena de suministro: desde los proveedores, pasando por los transportistas y operadores logísticos, hasta los auditores de calidad. Para conseguir estas mejoras necesitamos elaborar estrategias enfocadas a ofrecer soluciones efectivas a los problemas de negocio que afectan a todos y cada uno de los integrantes de la cadena de suministro. Podemos recurrir a la popular refrán “la unión hace la fuerza” para resumir de una manera simple este concepto de logística. Trabajar en equipo sobre una base de confianza, transparencia y convergencia en las soluciones tecnológicas es la clave.

Existen tres elementos imprescindibles que suponen la base de cualquier proceso colaborativo:

  1. Debe existir un trabajo en equipo basado en la confianza y transparencia que permita desarrollar y mantener las operaciones y estrategias coordinadas de manera que todas las partes involucradas salgan beneficiadas. Por ello, definir los objetivos de antemano es fundamental.
  2. Tiene que haber una serie de reglas consensuadas que permitan hacer frente a situaciones rutinarias y también en escenarios inesperados.
  3. Los diferentes socios que participan en el proceso colaborativo deben estar dispuestos a debatir cuestiones complicadas y aspectos negativos que puedan tener lugar dentro de la colaboración.

La intención es mejorar la calidad del servicio mientras se reducen gastos y tiempo, simplificando los procesos administrativos sustituyendo la postura reactiva por una actitud proactiva. Vamos a ver algunos ejemplos de lo que estamos hablando:

  1. En general, la recepción de pedidos sigue un modelo reactivo en el que la compañía espera a recibir los pedidos, que pueden ser realizados por diferentes medios (web, correo electrónico, teléfono, etc.). Un modelo de logística colaborativa llevado a la práctica consiste en disponer de la información necesaria para poder anticipar y generar los pedidos de los clientes en los plazos, cantidad y puntos de entrega exactas.
  2. En cuanto al reaprovisionamiento de materiales, en general, el proveedor no sabe exactamente lo que vamos a comprar, en qué cantidades, ni tampoco en qué fechas. Utilizando el método colaborativo, dispondría de la información necesaria (inventarios, ritmos de consumos, etc.), de modo que su servicio no sólo podría ser mejor, sino que en algunos casos incluso lo podría ejecutar de manera automática.
  3. Lo mismo ocurre cuando hablamos de transporte de mercancías y operadores logísticos, si ambos tuvieran acceso a la información necesaria, por lo pronto, el resultado sería una importante reducción de costes y tiempo para ambas partes.
  4. Podría integrarse perfectamente y de la misma manera en una comunidad colaborativa cualquier otro agente o proveedor externo o freelance que nos preste cualquier servicio.

Las Nuevas Tecnologías de la Información (NTIC) se han convertido en potentes herramientas para mejorar las cadenas de suministro. El crecimiento imparable del comercio electrónico y la necesidad de llevar los procesos a la categoría de colaborativos, han hecho que las NTIC sean un elemento estratégico esencial para las compañías, tanto a nivel de operatividad y productividad, como de rentabilidad. Algunas de las tecnologías más aplicadas hoy en día son, aparte de los ya habituales códigos de barras, RFID y sistemas EDI, algunos sistemas web y también herramientas de CRM y BPM. Todos los recursos anteriores tienen como finalidad aportar y ayudar a compartir información entre clientes y proveedores. Sin embargo, necesitamos recurrir a Internet, a  “La Nube”, como medio más rápido y efectivo para compartir datos y poder gestionar todo el flujo de la información.

Además de las compañías y el cliente final, el concepto de logística colaborativa también ofrece un beneficio colateral al medio ambiente. Debido a la lógica necesidad de uso de menos dispositivos y herramientas y, como consecuencia, un menor gasto de combustible, el resultado es una importante y necesaria reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera.

Como todo son ganancias, sólo hay que decidir cuando nos ponemos…